En 1910, Inés Rosales Cabello rescató del viejo recetario familiar la receta de la Torta de Aceite, cuyos orígenes se remontan a la cultura andalusí.

Gran luchadora y emprendedora, con la ayuda de su familia y vecinas cada día llevaban en canastos de mimbre las Tortas desde Castilleja de la Cuesta al cruce de caminos de La Pañoleta y a la antigua Estación de Trenes de Sevilla. Puntos estratégicos ambos, pronto las Tortas comenzaron a acompañar al viajero, endulzando su camino y permitiendo que en poco tiempo fuesen conocidas en toda España gracias al “boca a boca”.

Desde entonces "las Legítimas y Acreditadas Tortas de Aceite de Inés Rosales" continúan elaborándose según el método tradicional y siguiendo la receta original, habiendo sido reconocidas con la mención "Especialidad Tradicional Garantizada" por la UE.

Hechas a mano, una a una, utilizando solo Aceite de Oliva Virgen Extra e ingredientes naturales seleccionados propios de la Dieta de Mediterránea, cada Torta es única e irrepetible gracias a las delicadas manos que le dan forma previo a su tostado al horno.

Respetando la presentación original, las Tortas de Aceite se presentan individualmente envueltas en papel parafinado para su mejor conservación y consumo siendo hoy parte esencial de la “Experiencia Inés Rosales”. La liturgia de desnudarlas, el placer de consumirlas.

Aptas para intolerantes al huevo o la leche.